COMPOS GUITAR PRETENDE SER:

Un lugar de encuentro para todos aquellos amantes de la música y en especial de la guitarra.
En ocasiones es difícil buscar información y perdemos mucho tiempo hasta que realmente encontramos lo que queremos.
Composguitar pretende tener toda la información que interesa al guitarrista y mas concretamente al guitarrista que recibe clases de música en Compos.
El repertorio creado en las diferentes entradas del blog es fruto de los gustos de todos vosotros. Diferentes edades y diferentes preferencias por grupos y estilos configura un variado repertorio que crece día a día.
Esperamos vuestros consejos para mejorar este blog y asimismo esperamos su divulgación por todo el mundo
Gracias.

Suscribirse a: Entradas (Atom) (podrás ver todas las entradas del blog en tu navegador)

miércoles, 13 de noviembre de 2013

PACO DE LUCIA "La guitarra es una desagradecida"

Considerado el mejor guitarrista flamenco del mundo, Paco De Lucía, ofrecerá un concierto en formato septeto el próximo 17 de noviembre en el Auditorio Adela Reta.
fuente: http://www.elpais.com.uy/divertite/musica/guitarra-desagradecida.html

Alejandra Volpi : twitter.

El teléfono suena en un hotel de Río de Janeiro y hay que pedir por Francisco Sánchez Gómez, su verdadero nombre. "¡Venga, ataca!", exclama para escuchar la primera pregunta. El maestro de la guitarra está embarcado en una gira de conciertos que incluye presentaciones en México, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay.

Acaba de grabar un nuevo disco, adelanta, que se titulará Canción andaluza basado en las músicas que escuchaba en las radios cuando era niño y no había televisión: "son piezas que me dieron mucha inspiración a lo largo de mi carrera; era una asignatura pendiente".

-¿Diría que su carrera se la debe en gran parte a su padre porque lo obligaba a entrenarse en la guitarra?

-¡Totalmente! Uno está en la vida y es lo que es circunstancialmente. Uno casi nunca decide lo que quiere hacer. El medioambiente en el que te mueves y en el que has vivido te condiciona para tu desarrollo en la vida. Y mi padre era guitarrista, mis hermanos todos mayores que yo tocaban la guitarra y cantaban.

-Estaba predestinado.

-Exactamente, yo estaba ahí de espectador, era el más chiquitito, oyendo, empapándome de todo el lenguaje que tiene el flamenco, que no es fácil, no hay escuelas que te lo enseñen. Tienes que nacer allí. Tuve un padre que era muy severo, un hombre con gran disciplina y me encerró desde los 8 años para que estuviera muchas horas tocando. Nunca voy a estar lo suficientemente agradecido por lo que hizo.


-Considera que la educación ortodoxa puede limitar la creatividad. ¿Está en contra de lo que dictan las academias como Berklee?

-Yo no estoy en contra de la academia, todo lo contrario, pero soy consciente de que Berklee se ha cargado la inspiración y la imaginación de muchos músicos. Ahora, ¿es culpa de Berklee o del músico que no supo cuál es su lugar? Es peligroso, pero si tú eres un músico con imaginación en potencia, vas y aprendes y no pierdes lo que tienes, ¡pues serás un genio! Pero por otro lado, yo prefiero un músico limitado que me dé cuatro notas y me emocione, a uno que me sorprenda por su conocimiento.

-¿Siempre tuvo una relación de amor-odio con el instrumento? ¿Por qué?
-La guitarra es muy cabrona. No es un instrumento como el piano, que ya te sientas y para empezar está afinado porque vino un señor antes a tu casa para hacer ese trabajo. Para afinar la guitarra te puedes pasar media hora antes de empezar a tocar y cuando estás tocando se te va desafinando, es un instrumento desagradecido. Si las uñas no las tienes milimétricamente a su longitud empiezas a fallar y no sabes bien por qué y es por culpa de una uña que está un pelín más larga. Y la uña crece cada día y te va desequilibrando. Son muchas cosas que parecen tonterías, pero para tocar con precisión, limpieza, buen sonido y todo eso que requiere el nivel en el que uno está, te joden. De ahí viene un poco esa relación de amor-odio. También vas a tocar en un teatro y estás perfectamente bien de manos, de técnica, de limpieza y cuando sales no das una, te empiezas a equivocar. El sistema nervioso influye muchísimo, tienes las manos como en el aire. Es difícil de explicar. La guitarra aunque le des horas de estudio, cariño y ganas, a veces no te responde. Pasa un poco como con las mujeres, (se ríe). A veces eres buenísimo con una mujer y te maltrata y otras eres malo como los proxenetas y te adoran.

-¿Cuántas horas toca por día?

-Nunca fui de ponerme a tocar y ensayar. Yo siempre agarro la guitarra para componer, para divertirme o para grabar. Pero eso de tener que tocar para estar en forma como un deportista, lo aborrezco y lo paso muy mal. Cada vez que empiezo una gira y llevo a lo mejor dos o tres meses sin tocar, tengo que calentar y poner bien las manos para que me vuelvan a salir los callos de los dedos para que no me duelan. Todo eso me parece pesadísimo, pero claro, es inevitable, tengo que hacer de tripas corazón y ponerme horas a practicar. Pero ya estando de gira no necesito calentar demasiado. Me voy al teatro tres horas antes a probar sonido, toco una horita y con eso es suficiente.

-¿Cuál es su guitarra de cabecera?

-Tengo muchas guitarras y muy buenas pero siempre tengo una conmigo. Es como la mujer que no te gusta demasiado, porque realmente mi guitarra no me gusta demasiado, pero sabes cómo te va a responder arriba del escenario. Es aquello de `mejor malo conocido que bueno por conocer`. Es una guitarra áspera, dura, que en mi casa cuando estoy relajado no puedo con ella, es demasiado. Pero con la adrenalina que se genera en el escenario se queda en una tensión cómoda.

-¿Qué es lo más importante del tiempo que compartió con Camarón de la Isla?

-Pues me quedó una inspiración que no me ha dado ningún otro músico del mundo. No hablo del flamenco, hablo de cualquier tipo de música. ¡Camarón era un genio, era como irreal, como de otro planeta! La emoción que transmitía ese hombre no la sentí nunca con nadie. ¡Las borracheras que me pegué con él!, (se ríe). Siempre estábamos de fiesta, de copas, esa era nuestra vida, noches enteras hasta la mañana siguiente componiendo y grabando. Es increíble de lo que era capaz de hacer desde la más pura intuición porque no tenía conocimientos de nada, pero tenía conocimientos internos subconscientes, una cultura de sangre. De pronto te sorprendía con algo que ni él mismo sabía lo que era.

-¿Cómo ve el lugar que ocupa el flamenco hoy a nivel internacional? ¿Qué tan difícil fue el proceso de internacionalización en el que usted tuvo un papel decisivo?

-Yo creo que el flamenco está en un estado de salud excelente, hay una cantidad de muchachos jóvenes que cantan, tocan y bailan mejor que nunca, porque la técnica mejoró muchísimo los conocimientos sobre la armonía, la expresión y el ritmo. Lo que pasa es que toda evolución tiene su parte buena y su parte mala y los chavales de hoy oyen a Camarón y a Paco De Lucía y se están perdiendo a todos los antiguos que hay por ahí, que es de donde hemos mamado nosotros. Ahí hay mucho que aprender.

-¿A quiénes mencionaría?

-Muchos, La Niña de los Peines, Manuel Torres, Tomás Pavón… hay una lista interminable de cantaores y guitarristas. Hoy suena todo igual. Casi todos los cantaores se parecen a Camarón y casi todos los guitarristas están influenciados por mí. Antes había más personalidad en los distintos artistas, cada uno tenía su sello. Lo puedo entender porque Camarón fue como una nube grande que está por encima de sus cabezas y no se puede escapar a eso, pasó por tantos caminos que ahora es difícil salir, pero hay maneras de salir de ahí, si yo fuera cantaor sabría cómo cantar sin parecerme a él aprovechando todo lo que nos dejó.

-Farruquito (en reciente entrevista con El País) opinó que dentro del flamenco, donde intervienen cantaores, bailaores y músicos, estos últimos lo tienen más fácil al momento de salirse de lo purista. ¿Lo considera así?

El cante es más difícil de evolucionar, es cierto. Pero el mejor ejemplo es Camarón, ahí nos escapamos de la tradición y al principio nos criticaban pero ahora todo el mundo lo acepta como lo más puro. Así que es muy fácil decir lo que dice Farruquito, pero hay otros caminos sin perder la pureza, solo hay que tener imaginación y el cuidado de mantenerte agarrado con una mano a la tradición y con la otra en la búsqueda de lo que hay. Él mismo hizo cosas dentro del baile que son totalmente nuevas. Hace cosas de Michael Jackson, eso era inconcebible hace unos años y yo creo que su abuelo, que era mi amigo, si lo viera actuando de ese modo le pegaría un tortazo, (se ríe).

-¿Tiene pensado hacer un disco de boleros con Rubén Blades?

-Me lo propuso pero yo estaba justo en medio de la grabación de mi nuevo disco. Entonces le dije que no tenía cabeza en ese momento para meterme en otro álbum entero, además yo no sé tocar boleros, es la verdad, puedo poner la mejor intención del mundo pero hay que tomárselo muy en serio. A mí me gusta hacer las cosas muy bien. Después que le dije eso nunca más me llamó, ¡no sé si se me habrá enfadado Rubén! No creo...

-¿Hay algún tipo de música que considere de mal gusto?

-¡Hay muchísima música de mal gusto! Hay mucha más música de mal gusto que de buen gusto. Por otro lado es lógico, porque a la gente no se la educa en las escuelas a oír y tener criterio. Creo que la juventud se mueve por la promoción, la imagen de los cantantes, por la cantidad de dinero que le ponen a un producto que es como llaman las casas de discos a los artistas. Hay mucha música de máquina en la que ni siquiera la gente canta o toca. Hay mucha mierda, la verdad. Pero la gente consume lo que le dan. Por otro lado, la minoría, busca a músicos maravillosos que hay en el mundo. Es entendible que sea la minoría, tú no le puedes exigir a alguien que nunca escuchó música en su vida que entienda cierto nivel, es totalmente normal.

-¿Considera que Internet ha contribuido positivamente o negativamente en ese sentido?

-Creo que positivamente, porque quien quiere algo lo puede encontrar. Si quiere mierda la encuentra, si quiere calidad también.